TERAPIAS

El Sagrado arte del Lavado de Pies

Desde tiempo inmemorial ha existido este arte sagrado de amor y reconocimiento. En China y en la India se reverenciaba este gran culto a los pies. En Siberia lo usaban como  recibimiento a sus invitados. Los griegos ya utilizaban el lavado de pies con fines terapéuticos. Y los egipcios lo usaban como rito de Iniciación. Y ha estado presente en la mayoría de religiones, incluida la cristiana. Recordamos especialmente la Última Cena antes de la cual Jesucristo lava los pies a todos sus discípulos, uno por uno, en un gran acto de amor incondicional, de humilde entrega, compasión y respeto profundo.

Los pies están regidos por el signo de Piscis, símbolo de la espiritualidad por excelencia.  Los pies sostienen todo el cuerpo, y al mismo tiempo están en contacto con la tierra, vinculando lo espiritual al mundo terrenal, por lo que al llegar al término de su camino evolutivo y de su vida debe lavarlos para desprenderse hasta del último recuerdo de este mundo material.

Se trata de un particular masaje de casi dos horas, en donde el tacto de mis manos en contacto con el agua, bañará delicadamente tus pies. Lo sentirás como una caricia no solo a tus pies, sino a todo tu Ser. Me gusta definirlo como UN MASAJE DE AMOR QUE TE TOCA EL ALMA. Este masaje holístico tiene gran poder relajante y a la vez es muy potente. Es una “herramienta” que nos ayuda en nuestro crecimiento y evolución personal, y que también podemos poner al servicio de los demás.

A través de esta singular técnica podemos ir soltando paulatinamente todo aquello que cada uno llevamos en nuestra «mochila personal» de forma gradual, serena y efectiva, a veces de manera consciente y otras inconsciente. Pero al fin y al cabo soltando. Por lo que acabarás la sesión muy relajado/a y con sensación de paz, de reconciliación profunda contigo mismo/a y con el mundo.

Las esencias florales también están presentes durante la terapia para crear una mayor sinergia.

Puedes vivir y sentir la experiencia en una sesión privada.

También, si así lo sientes, puedes profundizar en el tema y aprender la técnica para disfrutarla y compartirla participando en una próxima formación que incluye también una sesión privada previa.

Los cursos no están orientados únicamente a terapeutas, sino todo lo contrario, abiertos a cualquier persona que quiera dar y recibir desde el corazón.

Me encanta cuando a mis formaciones vienen parejas o madres/padres e hijos, porque la magia hace que se creen unos nexos entre ellos difíciles de explicar, pero fáciles de sentir y percibir.

Por otro lado ¿quién no se ha encontrado alguna vez en una situación en la que no hay palabras de consuelo, en la que no sabemos que decir o hacer? Esta maravillosa y especial técnica, es una invitación para poder acompañar desde el silencio y sin intención, pero con mucho cariño y amor, acariciando desde la presencia únicamente los pies. Porque, por si quizás no lo sabías, nuestras manos son la prolongación de nuestro corazón.

Este olvidado arte de lavar los pies me acompaña desde hace muchos años y sigue sorprendiéndome y ayudándome en el camino de la vida.

CARMEARATHEA GUIL

Terapeuta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *